Siendo Ataco un lugar de predilección para nacionales y extranjeros,  con mi esposo Dr. Luis B. Duarte, pensamos compartir una porción de  nuestro cafetal para que otras personas también lo disfrutaran y hacer un alojamiento cómodo, nítido, algo espectacular y  bien atendido. Todo  rodeado  de jardines y arboleda; donde familias enteras pudieran disfrutar de cada rincón. Fue así, como se construyo El Hotel: “El Pueblito de Don Luis”. En sus inicios se llamo “El Pueblito”. Porque el concepto es de un pueblo donde podemos disfrutar de un kiosco al centro, una Ermita, parques con sus bancas para descansar, juegos para niños, pérgola con enredaderas y los nombres de las habitaciones son los nombres de los Barrios de esta bella ciudad, antes, pueblo. El Dr. Duarte, con gran entusiasmo dedico su tiempo, sus esfuerzos y se entrego por completo a la realización de este proyecto casi concluido el falleció. En honor a su persona, a sus sacrificios y su amor, a este lugar se agrego su nombre. ”El Pueblito de Don Luis”, conocido por su belleza y excelencia en el servicio a todas las personas que se hospedan en el.